La ratio en la atención primaria se mantiene en la media andaluza

La ratio en la atención primaria se mantiene en la media andaluza

Comentarios desactivados en La ratio en la atención primaria se mantiene en la media andaluza

«El arte de la medicina consiste en mantener al paciente en buen estado de ánimo mientras la Naturaleza le va curando». Esta frase del filósofo Voltaire podría practicarse por los médicos si contasen con más tiempo para tratar a sus pacientes. Para ello, sería deseable que se aligerase el número de cartillas en la atención primaria. En el Campo de Gibraltar el número de usuarios por facultativo se encuentra en la media de la provincia y de Andalucía, con 1.500 para cada facultativo y alrededor de 1.000 niños para cada pediatra según el Pacto Andaluz por el desarrollo de estrategias para la Atención Primaria del siglo XXI, firmado en 2006 por el Servicio Andaluz de Salud, la Sociedad Andaluza de Medicina Familiar y Comunitaria, la Asociación de Pediatras de Atención Primaria y la Asociación Andaluza de Enfermería Comunitaria. A pesar de que la ratio está en 1.424 pacientes por cada profesional -incluidos pediatras-, lo cierto es que en la mayoría de los municipios se supera lo recomendado en los médicos de familia. Este es el caso de Algeciras (1.567), La Línea (1.565), San Roque (1.566) o Los Barrios (1.680). La media mejora por Castellar y Jimena, con menos población. SEMANA SANTA 2010 Toda la información El Área Sanitaria del Campo de Gibraltar considera que se cumple con lo acordado en dicho Plan, sin embargo los sindicatos añaden que no se está teniendo en cuenta las zonas de transformación social, en la que la ratio baja a 1.300 pacientes. La delegada de atención primaria de la FSP-UGT, Inmaculada Marfil, destaca que existen algunos centros en los que cada médico tiene 1.800 usuarios. Este es el caso del centro de salud de La Bajadilla en Algeciras, o el centro de Poniente en La Línea. La delegada sindical argumenta que en La Bajadilla no hay sitio material para nuevos médicos. Añade que se paralizó el proyecto en el que se iban a realizar obras y a dotar de siete facultativos para atención primaria. Sin III EDICIÓN Noticias e imágenes de los desfiles embargo, aclara que actualmente sólo hay cuatro y están saturados. Para el sindicato médico de la provincia, que realiza un estudio para conocer la carga de trabajo de estos profesionales, estos datos aún no son reales porque acaba de finalizar el plazo de incorporación de facultativos y se debe hacer una redistribución, en la que los cupos pueden variar. «En nuestras reivindicaciones está que se no se supere las 1.200-1.300 cartillas», indica el delegado de atención primaria de este sindicato, José Antonio Ferreras. Por otra parte, 20 AÑOS DE EUROPA SUR Celebra con nosotros los 20 años del diario de tu comarca destaca que el problema no es tanto el número de pacientes, sino que no se está sustituyendo o sólo en casos muy alarmantes, generando tensiones entre los pacientes. Esto ocurre cuando un médico debe sumar a sus pacientes los de otro compañero de baja. «No estamos de acuerdo con este acumulo pero es una imposición y se tiene que pagar porque está por convenio», aclara Ferreras quien asegura que es difícil cobrarlos aunque existe un plan firmado, «existen razones variopintas que dan lugar a atrasos u olvidos en las nóminas». La dotación de los nuevos centros sanitarios también son motivo de críticas para los sindicatos. «La apertura de nuevos centros sin dotación sólo resuelve la inmediatez, no la saturación», una situación que se dará en Los Barrios con el nuevo consultorio de Santa Rosa. Asimismo, José Antonio Ferreras resalta que otro tema espinoso, es la nueva ola de violencia en la sanidad que afecta a los centros de salud de la comarca. El pasado viernes, el último episodio en el consultorio de Los Barrios. El delegado sindical sostiene que existe un protocolo de actuación firmado por la administración en 2006 para dotar de seguridad a todos los centros de salud. «A día de hoy, existe un bajo cumplimiento de estas medidas», añade Ferreras, quien destaca que en el Campo de Gibraltar, la falta de medidas para disuadir a los supuestos agresores, es total. «En la mayoría no existen timbres, cámaras de seguridad ni personal de seguridad, como en el caso de Los Barrios», argumenta. Además, agrega que muchas agresiones -verbales o intimidatorias-, no se denuncian. Finalmente, Ferreras destaca que hasta en cuatro ocasiones se ha solicitado al Área Sanitaria del Campo de Gibraltar mantener reuniones para hablar de este plan y aún no ha habido ninguna respuesta.

Back to Top